Una década del Museo Diocesano de Jaca

Más de 300.000 personas han visitado este espacio que alberga una de las mejores colecciones del mundo de pintura mural del Románico

ARAGÓN CULTURA /
icono foto Belén Luque, directora del Museo

La considerada capilla Sixtina del románico español son los frescos del siglo XI procedentes de la iglesia de Bagüés. Colección que custodia el Museo Diocesano de Jaca, que cumple diez décadas desde su rehabilitación en 2010.

En su espacio se exponen capiteles románicos restaurados de la Catedral de Jaca, tallas de vírgenes como la de Iguácel o el retablo renacentista de la ermita de Ruesta.

En la última década se han restaurado varías piezas como un capitel del Sátiro, que posee uno de los mejores desnudos de la Edad Media. Ahora los restauradores trabajan en la talla de Santa Maria de Iguácel que se expondrá en el museo en mayo.

Entre los retos del museo para los próximos años están poder tener un acceso independiente sin pasar por la catedral, un salón de actos y un centro de recepción de visitantes.


 

Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información en nuestra política de cookies.
ACEPTAR