Un paseo por Zaragoza con el pintor Pepe Cerdá

El artista traslada a los espectadores al 'pequeño Montmartre aragonés'

ARAGÓN CULTURA /

Pepe Cerdá descubrió la pintura a través de su padre, que decoraba atracciones de feria en la localidad oscense de Buñales. Hoy es uno de los pintores aragoneses más reconocidos con 37 años entregado a sus pinceles. Sus obras han vestido las paredes de galerías y museos de Francia, Holanda, Suiza e Italia. En Madrid conocen sus retratos, célebres o cercanos y, sobre todo, sus paisajes como los del Valle del Aspe en el Pirineo francés, donde se refugia a menudo.