Un paseo por el viejo Arrabal

Aragón TV recorre algunos de los rincones más emblemáticos de este barrio zaragozano y recuerda su historia

ARAGÓN CULTURA /

La Plaza de la Mesa forma parte de la ruta del viejo Arrabal a la Azucarera. Se llama así porque allí estaba la mesa de contratación, donde cada mañana llegaban los jornales para ser contratados y, a la caída de la tarde, a recibir el jornal tras el trabajo realizado. De aquella plaza, todavía se conservan algunos edificios antiguos que mantienen ese sabor especial del antiguo barrio agrícola.

El callejón de Mariano Lucas es otro de los puntos más interesantes de esta zona. Había muchos rincones similares en Zaragoza pero solo queda éste y el Callejón del Órgano, tras la Iglesia de la Magdalena. Un paso exterior, de un edificio a otro, que conforma un curioso pasadizo.

En el "nuevo Arrabal" se encuentra la Estación del Norte. La llegada del ferrocarril supuso un cambio en Zaragoza en algunos barrios. Diferentes industrias decidieron instalarse en el entorno de las vías férreas para facilitar y asegurar el transporte de sus piezas y materiales. También se encuentra en el perímetro los restos de la antigua Harinera, la Casa Solans, La Azucarera reconvertida en la Biblioteca muncipal Cubit y la fábrica de Galletas Patria.

Guardado en...

Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información en nuestra política de cookies.
ACEPTAR