'Las voces de la tierra', una conversación con objetos encontrados en fosas comunes

Unas gafas, un sonajero, un crucifijo, un dado, un cinturón o un sacapuntas. Casi 40 objetos que han sido "entregados" a poetas, músicos, periodistas, o cantantes para crear una historia

ARAGÓN CULTURA /
Pulsa para ampliar

En cunetas de la carretera, en cementerios, fuera de ellos, en masías en medio del monte, en las afueras de las ciudades...lejos de sus hogares fueron encontrados los restos de hombres y mujeres que, en la guerra civil española y tras ella, no apoyaron a un régimen golpista. Eran maestros, cacharreros, mineros, algunos milicianos y otros, simplemente vecinos de un pueblo que cayó en el bando menos adecuado.

Más de 80 años después esos objetos han salido de la tierra que los ocultaba y ahora cobran una segunda vida a través de los relatos, poemas o reflexiones que figuras como Olga Novo, Miguel Ríos, Edurne Portela, Juan Diego Botto o Rozalén han creado a partir de sus historias o imaginando lo que había tras esas monedas, tras esa llave o tras la hebilla de un pantalón.

La periodista Rosa María Artal recrea en su mente la imagen de la persona que durante su vida lució una medalla de la Virgen de la Milagrosa. Imagina cómo vivió el avance de las tropas franquistas hacia su pueblo y las preguntas que se haría sobre su porvenir. ¿Sabría que iba a morir?

El periodista Carlos Hernandez ve la imagen de Vicenta López y de su hijo Jesús Camuñas, aterrorizados tras ser detenidos en la aldea leonesa de Castiñeiras. Ve las sombras negras de sus asesinos, conduciéndoles a un descampado para poder dispararles a quemarropa. Una bala que ha dejado de ser una bala enterrada. Ahora es Vicenta, Jesús y sus asesinos. Fracasaron quienes pretendieron que nunca volviera a ver la luz y fracasan los que tratan de mantener sepultadas a decenas de miles de sus hermanas.

Un cepillo de dientes, un lapiz, las suelas de unas botas o unos botones. Los rescatados del cementerio de Guadalajara le recuerdan a la periodista Conchi Cejudos a los que ella utilizaba de pequeña como juguetes. Pertenecieron a Ángel Viñas Díaz, jornalero y casado a los 31 años que fue asesinado en el 39 y sus restos apilados junto a los de 27 personas más.

Para vengar la muerte del fundador de las J.O.N.S. Onésimo Redondo,  en la batalla tras la toma del pueblo segoviano de Labajos por tropas franquistas, fueron condenadas a muerte varias personas. Entre ellas el sargento del Ejército de la República española Francisco González Mayoral. El 12 de octubre de 1936 tras vestirse con su uniforme de gala para morir dignamente, se metió en el bolsillo una ficha de dominó: el tres doble. Más de ochenta años de silencio, hoy es la ficha quien lo ha contado.

Audios

Entrevista a Emilio Silva en 'La Cadiera'
Descargar

Guardado en...

Audios

Entrevista a Emilio Silva en 'La Cadiera'
Descargar