Las anécdotas de ‘Viridiana’

Se cumplen 60 años del estreno del polémico filme de Buñuel en la última jornada del Festival de Cannes y repasamos el anecdotario que dejó su rodaje y sus proyecciones.

ARAGÓN CULTURA /
Francisco Rabal, Silvia Pinal & Margarita Lozano, en una escena de la película
icono foto Francisco Rabal, Silvia Pinal & Margarita Lozano, en una escena de la película

Es la única película española que ha obtenido la Palma de Oro en Cannes, una obra fundamental dentro de la trayectoria y creación de Luis Buñuel. Este mes se cumplen 60 años del estreno más escandaloso del cine español, 'Viridiana'.

La historia comienza un par de años antes cuando se cuece el regreso a España del genio de Calanda, hasta entonces en el exilio mexicano. Se jugaba mucho en su retorno a la España de Franco y por eso, puso toda la carne en el asador, para quitarse de encima los que le acusaron de connivencia con el Régimen. 

Ideó una película dura, muy poco complaciente, que muestra a la España rancia que presuntamente se estaba abandonando. ¿Y quién le acompañó en esta aventura? Un joven productor llamado Pere Portabella, quien ya estaba en sintonía con Carlos Saura, trabajando juntos en ‘Los golfos’. Lo contaba el mismo Portabella en 'La Cadiera de Aragón Radio' hace unos pocos años.

Fue éste el momento del inicio de la amistad, además de admiración mutua, que ya existía por parte de Carlos hacia el turolense, y así lo vivió el productor. Pero aunque tenía claro lo de hacer una peli juntos, puso unas condiciones, porque una vez visto el guión sabía que había unos cuantos puntos calientes. El reflejo de una sociedad de los años sesenta, con una dura crítica a la inocencia y los convencionalismos sociales. Buñuel cuenta en su película la dramática historia de una novicia, que es objeto de los deseos inconfesables de su tío, interpretado por Fernando Rey. 

Y ahora sí que sí llegamos al momento cumbre, a su estreno en el Festival de Cannes. Era el 17 de mayo de 1961. Prácticamente nadie había visto el resultado final antes de proyectarlo en la última jornada de la cita francesa. 

Buñuel, que no había acudido a pesar de encontrarse en Francia, vio que iba a ganar la Palma de Oro y lo que hizo su equipo fue lo siguiente: como veían venir los conflictos posteriores con su país de origen pensaron que la mejor manera de sortearlos era convencer al director general de Cinematografía del Gobierno franquista, José María Muñoz Fontán, y convencerle de que era él el adecuado para recoger el premio. 

Las críticas no se hicieron esperar y estalló la tormenta desde El Vaticano. El periódico romano fue el que lanzó la primera piedra y el régimen franquista le siguió. Muñoz Fontán fue fulminantemente destituido al pisar suelo español y la película en España no es que se prohibiera, es que se dio por inexistente. Si no llega a ser por Silvia Pinal, la actriz mexicana que interpreta a la novicia, que salvó una copia mandándola a su país, no tendríamos ni largometraje.

Este es el ejemplo de una película hecha en completa libertad y que pagó su precio. Aunque también hay diferentes maneras de medir el éxito. Al propio Portabella le costó el exilio. Y hubo que esperar a 1977 para que pudiera estrenarse en España. En todo ese tiempo fue tabú. La prohibición no solo afectaba a su proyección sino a su simple mención. La prensa no podía hablar de ella, ni del enorme reconocimiento recibido en Cannes. Era como si no hubiera existido y hoy es una película de culto del cine español.

Y ¿cómo consiguió una película como ésta no solo rodarse aquí sino simplemente sacar los negativos de España y llegar hasta París y Cannes? Pues sorpresivamente gracias al toreo y a Domingo Dominguín.

No es nada pequeño el anecdotario de ‘Viridiana’. Una película que al fin y al cabo permite la vuelta de Buñuel a su lugar de origen, una película que los especialistas no dudan en colocar en el Olimpo del Séptimo Arte

Audios

Reportaje '60 años de Viridiana' en 'La Cadiera'
Descargar

Guardado en...

Audios

Reportaje '60 años de Viridiana' en 'La Cadiera'
Descargar