La Morisma, seña de identidad de los ainsetanos desde hace cinco décadas

La representación tradicional celebró un atípico aniversario, con la edición de un facsímil de 1923 y el estreno de un documental que indaga en los motivos de su interrupción entre 1930 y 1970

ARAGÓN CULTURA /

Es una de las representaciones históricas más antiguas y narra un episodio del siglo VIII, cuando las tropas árabes con Abderramán al frente, se hacen con el dominio sobre la villa medieval de Aínsa. Con el pueblo dominado por los musulmanes, el rey Garci Ximénez emprende su viaje desde Jaca para recuperar el territorio, recogiendo a quienes se querían sumar a la causa por el camino.

Se cree que el relato tiene parte de historia y parte de leyenda ya que no se dispone de documentación al respecto, excepto varios escritos encontrados a partir de los siglos XV y XVI. En cualquier caso, la reconquista de Aínsa en este episodio marcó el devenir del Reino de Aragón y, no en vano, uno de los cuartos del escudo de la Comunidad lleva una cruz, en honor a esta batalla.

Como símbolo de fortaleza y para no dejar que la milagrosa hazaña se olvidara, desde el siglo XVI y con el apoyo y financiación de las Cortes de Aragón, La Morisma comenzó a representarse en forma de dance. La tradición se ha mantenido desde entonces, con un parón por motivos desconocidos entre los años 1930 y 1970.

Precisamente este paréntesis es uno de los aspectos que aborda 'La Morisma: Historia de la recuperación de una identidad', un documental dirigido por Ignacio Pardinilla Madonar y que incluye testimonio de las personas que la hicieron posible. En él se repasa la historia reciente de esta recreación que dejó de representarse en 1921 hasta que unos jóvenes con inquietudes históricas y culturales decidieron recuperar esta tradición centenaria en 1970 con un formato actualizado en la plaza Mayor. Algunos de esos actores habían participado en la última representación casi 50 años antes. 

Aunque la base de la representación siempre es la misma, La Morisma ha ido sufriendo ciertas modificaciones con el paso de los años. Actualmente se trata de un evento bienal, que se celebra en la plaza Mayor de Aínsa como escenario principal. El espacio se habilita con gradas y con sillas de pista, ofreciendo un aforo de 2.000 espectadores, que prácticamente todos los años se completa.

Pero La Morisma es mucho más que una recreación histórica. Es una tradición que une a un pueblo y que forma parte de su identidad. Y es que en la recreación participan alrededor de 500 personas. Todas ellas son vecinos tanto de Aínsa como de las localidades de alrededor, sin ningún tipo de preparación en arte dramático pero con algo mucho más importante, la ilusión de formar parte de una tradición que trasciende de generación en generación. 

La Asociación Cultural La Morisma decidió posponer al año 2021 la representación de esta recreación histórica por la crisis sanitaria motivada por la covid-19 pero el pasado sábado, 12 de septiembre, presentaron este documental en el Castillo de Aínsa, además del facsímil 'Drama de la Morisma de Ainsa, 1923' que la asociación cultural ha editado para recuperar el manuscrito íntegro de la representación realizado en 1923 por el ainsetano José Sierra Salinas de 'Casa Pepelín', que saldrá por primera vez a la luz después de 100 años. Una versión anterior a la editada en 1930 por Luis Mur.

Audios

50 años de La Morisma de Aínsa en 'El Tranvía Verde'
Descargar

Guardado en...

Audios

50 años de La Morisma de Aínsa en 'El Tranvía Verde'
Descargar
Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información en nuestra política de cookies.
ACEPTAR