La historia de la Corona de Aragón a golpe de pedal

La noche del martes 'Esto es otra historia' echa la vista atrás para conocer el origen y la historia del Reino de Aragón recorriendo San Juan de la Peña, Huesca y Zaragoza

ARAGÓN CULTURA /
Pulsa para ampliar

Las bicicletas de 'Esto es otra historia' se quedan aparcadas este martes para echar la vista atrás y hacer un repaso por todos los kilómetros recorridos. Una ruta especial que arranca en San Juan de la Peña donde, según la leyenda, se puso la primera piedra del futuro Reino de Aragón.

Pero como esto no es más que una leyenda, hay que viajar hasta Jaca para hablar de los orígenes del condado de Aragón que se remontan a la época de Carlomagno. El emperador estableció una cadena de condados entre Navarra y el Mediterráneo y uno de ellos fue, precisamente, el de Aragón. Por cierto, el primer conde de Aragón se llamaba Aureolo y el segundo fue Aznar Galíndez, pero esa es otra historia.

Ya en el siglo X el condado de Aragón se unió al reino de Pamplona gracias al matrimonio de la noble Andregoto con el rey García Sánchez. Se fueron sucediendo los monarcas hasta que llegó Sancho III el Mayor que se empeñó en convertir su reino en la mayor potencia cristiana de Europa. Sancho era, además, bastante dado a los líos de faldas y tuvo un hijo bastardo al que llamó Ramiro I y a quien dejó en herencia el condado de Aragón. Ramiro se dio cuenta de que, si quería tener un reino más grande, tenía que ser un poco como su padre, así que se lió la manta a la cabeza y convirtió sus condados en un reino independiente. Ahora sí que sí, había nacido el Reino de Aragón.

A Ramiro I lo sucedió su hijo, Sancho Ramírez. Un rey de toma pan y moja y que, además, tuvo la suerte de sumar el Reino de Pamplona a sus dominios, convirtiéndose en el monarca más poderoso del norte.

Uno de sus hijos fue Alfonso I el Batallador. Su matrimonio con Urraca de Castilla fue el primer intento de unir los dos reinos que, como ya es sabido, llegó con la unión de Fernando de Aragón con Isabel de Castilla.

Tras la muerte sin descendencia de Alfonso I, el trono llegó a manos de Ramiro II el Monje. Ramiro era poco ducho en armas y en gestión de reinos así que convocó a sus nobles para demostrarles que iba en serio y les cortó la cabeza a los quince más díscolos, para que cundiera el ejemplo. Este es el origen de la leyenda de la Campana de Huesca.

La hija de Ramiro I, Petronila, se casó a su vez con el conde Berenguer IV de Barcelona. Esta boda entre Petronila, princesa de Aragón y el conde de Barcelona, es el origen de la Corona de Aragón. Así nació un nuevo linaje que arranca con su hijo: Alfonso II el Casto. Pero esa es también otra historia.

Esto es otra historia se emite los martes a las 21:35h, en Aragón TV.

Guardado en...