El polvo de piedra de José Miguel Abril

El pintor y escultor alcañizano abre las puertas de su taller, en el que perfila los límites de la materia y deforma los cantos para crear una belleza diferente

ARAGÓN CULTURA /

Esculpir piezas únicas que emergen con toda su textura perfilando los límites de la materia, deformar el canto y crear una belleza diferente, es el sello creativo del artista alcañizano José Miguel Abril.

El subconsciente es su motor, porque para él la escultura es "un pensamiento, un sueño que se puede tocar", una condición que no la tiene la pintura. A Abril la piedra "le habla" y, como reconocimiento a su especial relación con este material, deja siempre en sus obras una parte inacabada que muestra su estado original.

José Miguel Abril confiesa en el programa 'Atónitos Huéspedes' de Aragón TV, que la muerte de su abuelo le marcó y eso se plasma en su obra. Los huecos, las erosiones y el desarrollo de la disciplina escultórica son sus obsesiones. Es el autor de las gárgolas y figuras de la Torre Gótica de Alcañiz, un edificio medieval que ahora acoge la obra contemporánea del artista alcañizano.

Guardado en...