ANIVERSARIO GOYA

El palacio de Sástago expone la primera reconstrucción de las pinturas perdidas de Goya en Fuendetodos

La muestra de la Diputación Provincial de Zaragoza, ‘El joven Goya y las pinturas de Fuendetodos' explica y la contextualiza mediante dos audiovisuales y diversos documentos inéditos

Aragón Cultura /
Pulsa para ampliar

La Diputación de Zaragoza expone en el palacio de Sástago la primera reconstrucción virtual del mural que Goya pintó de joven en la antigua iglesia parroquial de Fuendetodos. Se trata de la primera obra conocida del genial pintor aragonés y se perdió durante la Guerra Civil al destruirse por completo el templo. Sin embargo, más de ocho décadas después ha podido ser recuperada de forma fidedigna gracias a una reintegración de color realizada con un sofisticado programa informático a partir de las fotos en blanco y negro y las descripciones que se conservan del mural.

La exposición ‘El joven Goya y las pinturas de Fuendetodos’ se ha organizado junto con el Consorcio Cultural Goya-Fuendetodos de la propia DPZ, puede verse hasta el próximo 9 de enero y forma parte del programa de actividades con el que la Diputación de Zaragoza y el Gobierno de Aragón conmemoran el 275 aniversario del nacimiento del genio. Además de mostrar la primera reconstrucción del mural perdido de Goya a color y a tamaño real, la muestra lo explica y lo contextualiza a través de dos audiovisuales y de distintos documentos, libros y fotografías, muchos de ellos inéditos.

Las pinturas volverán a la actual iglesia de Fuendetodos

La diputada delegada de Cultura de la Diputación de Zaragoza, Ros Cihuelo, destaca de la muestra, esta reconstrucción de las pinturas perdidas de Goya en Fuendetodos "supone un hito a nivel internacional en el estudio y en la recuperación de la obra del genial pintor aragonés”. “Además, se ha llevado a cabo en plena conmemoración del 275 aniversario de su nacimiento, lo que nos hace estar aún más orgullosos de este logro”.

Se trata de las primeras pinturas conocidas de Goya que, según explica Cihuelo, las pintó en la iglesia de su pueblo cuando todavía era un joven artista desconocido y, “por desgracia”, se destruyeron durante la Guerra Civil. “Sin embargo, hemos podido devolverlas a la vida, al menos desde un punto de vista virtual, gracias a la documentación conservada y a la técnica digital. Se trata de una reconstrucción virtual basada en el rigor histórico y tecnológico”, ha subrayado.

Además, Cihuelo hace especial hincapié en que esta exposición es solo la primera fase de un proyecto más ambicioso “que incluye la vuelta física del mural de Goya a la actual iglesia de Fuendetodos mediante una reproducción fotográfica, para la que habrá que esperar todavía unos meses.

El mural

Un joven Goya realizó para la iglesia de la Asunción de Fuendetodos un importante y complejo conjunto de alrededor de 24 metros cuadrados de pintura plasmado con dos técnicas diferentes: temple sobre muro y óleo sobre madera. Este gran mural es su primera obra conocida y formaba parte del altar de las reliquias, un gran armario de madera situado en el crucero sur, un lugar importante dentro del templo.

La principal escena representada en esas pinturas era la ‘Venida de la Virgen del Pilar a Zaragoza y su aparición al apóstol Santiago y los convertidos’, que podía verse cuando el armario estaba cerrado. Cuando se abría, contenía una serie de relicarios, bustos e imágenes entre los que destacaba el de San Bartolomé, patrono del pueblo. En el reverso de las puertas, Goya pintó a la ‘Virgen del Carmen con el Niño’ (izquierda) y a ‘San Francisco de Paula’ (derecha).

 Completaba el conjunto un trampantojo al temple que mostraba un cortinaje abierto por sendos ángeles para mostrar el milagro de la venida. Este tipo de cortinaje se remonta a la Edad Media pero Rafael y los pintores italianos del renacimiento lo pusieron de nuevo de moda extendiéndose por todo el arte barroco.

El genio de Fuendetodos interpretó en la escena mariana las obras anteriores de su maestro José Luzán así como otros elementos estilísticos de su pintura y de la pintura napolitana de una generación anterior.

Esta obra de Goya no está documentada y fue atribuida por vez primera en 1868 por el erudito Francisco Zapater y Gómez, biógrafo de Goya y sobrino nieto de Martín Zapater, el gran amigo y corresponsal epistolar de Goya. La cronología del mural es compleja de establecer, pues no se conocen obras de Goya coetáneas con las que relacionarla.

La destrucción de las pinturas

La iglesia parroquial de Fuendetodos fue destruida por los milicianos anarquistas en sucesivas acciones a partir de septiembre de 1936, durante la Guerra Civil. Las pinturas sobre tabla de Goya, los altares, las jocalias y el archivo parroquial se redujeron a cenizas y desaparecieron los relicarios. Se salvó únicamente la pila donde fue bautizado Francisco de Goya y Lucientes en 1746, pero con importantes deterioros. Además, la casa natal del pintor fue también saqueada.

El Servicio Nacional de Regiones Devastada y Reparaciones de la dictadura franquista derribó por completo los restos del templo barroco y del castillo medieval de los condes de Fuentes. La demolición de la parroquia arruinó los restos de pintura mural de Goya que pudieron sobrevivir al fuego y la metralla.

La exposición

Ochenta y cinco años después, la exposición ‘El joven Goya y las pinturas de Fuendetodos’ ofrece una proyección inédita y a color de estas pinturas perdidas de Goya, que se reproducen a tamaño real sobre la pared principal del salón de arcos del palacio de Sástago con una altura de casi cinco metros. Los colores lucen en todo su esplendor gracias a que la reintegración de color ha sido grabada en el sistema 4K.

Para determinar el color real que estas pinturas tuvieron en su día se ha utilizado un programa informático que ha trabajado en base a tres factores: la escala de grises de fotografías del mural conservadas en blanco y negro; testimonios documentales de la época previa a su destrucción; y comparaciones con otras obras posteriores de Francisco de Goya. Así, se ha logrado establecer cuales serían las tonalidades de esas pinturas en el momento en que lucían en la parroquia antes de la Guerra Civil. Se trata de la primera vez que este sofisticado sistema se aplica a una obra del genial pintor aragonés.

La exposición también ofrece un documental de 15 minutos en el que se contextualiza además el proceso de creación de esta obra mostrando algunas de los armarios relicario en los que Goya se pudo inspirar con el objetivo de que el público se sumerja en la esencia y la historia de este conjunto pictórico. Además, el vídeo muestra la reconstrucción digital de la antigua iglesia parroquial de Fuendetodos antes de ser bombardeada en la Guerra Civil y recrea cómo estaría ubicado en ella el mural en su momento.

Asimismo, se ha realizado una animación virtual que muestra el armario en el que se encontraban estas pinturas en las acciones de apertura y cierre de las puertas, y que expone todos los objetos que guardaba en su interior: relicarios y bustos e imágenes sagradas.

Por otra parte, otro minidocumental de cerca de cinco minutos proyecta a través de vídeos e imágenes las diversas acciones militares que llevaron a la ruina completa de la iglesia parroquial y de las pinturas.

La muestra exhibe también un conjunto de documentación inédita extensa formado por fotografías antiguas (la mayoría anteriores a 1937), dibujos, estampas, libros (varios de ellos de la época de Goya) y pinturas, procedentes de la colección de la Diputación de Zaragoza, del Ayuntamiento de Fuendetodos y de varias colecciones privadas.

La muestra, que ha sido comisariada por el profesor de Historia del Arte de la Universidad Pantheon-Sorbona de París Frédéric Jimeno, y por el gerente del Consorcio Cultural Goya-Fuendetodos de la Diputación de Zaragoza, Ricardo Centellas, está dividida en cuatro ámbitos: ‘Goya, Fuendetodos y los Pignatelli’; ‘Goya estudia con José Luzán, maestro de los mejores artistas’; ‘El conjunto pictórico de la parroquial de Fuendetodos’; y ‘La destrucción de las pinturas de Goya’.

Horario, medidas y ubicación

Este recorrido expositivo sigue todos los protocolos de seguridad y para que su visita sea completamente segura se han adoptado las medidas higiénicas y sanitarias necesarias.

La exposición puede visitarse desde esta tarde hasta el próximo 9 de enero de forma gratuita. Los horarios son: de martes a sábado, de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00, y domingos y festivos, de 11.00 a 14.00 (los lunes el palacio de Sástago permanecerá cerrado).

El palacio de Sástago se ubica en la calle del Coso, 44, Zaragoza.

Guardado en...