El impresionismo de Isabel Garmon

La artista utiliza la imagen de la mujer como símbolo para hablar del ser humano

Aragón Cultura /

El impresionismo es un movimiento artístico que influye en el trabajo de la pintora zaragozana Isabel Garmon. Sus obras destilan un realismo con carácter impresionista en el que el color da forma a la línea y la desdibuja. La artista habla sobre su proceso creativo en el programa ‘Atónitos Huéspedes’ de Aragón TV.

“Quiero que la gente vea mi obra y le haga esbozar una sonrisa”. Así es como Isabel muestra su pasión hacia la pintura. Su formación comienza en Madrid en el estudio de dos pintores, pero después entra en la Florence Academy of Art y consigue entrar en el Museo del Prado como copista. Ella explica que su estilo es un realismo impresionista y muchas veces simbolista. Se inspira en Velázquez, Sorolla y el impresionismo italiano, teniendo, según ella, un toque fantasmagórico.

Ella misma confecciona sus propios lienzos a partir de lino belga. Es en estos lienzos donde da rienda suelta a su creatividad y plasma figuras de mujeres, que según cuenta Isabel, las utiliza como símbolo para hablar del ser humano y “a través de la mirada poder establecer una conversación, una conexión”. Además, la artista explica que todo pintor tiene que descubrirse y que ella ya lo ha hecho y por eso se representa como una persona de luz y de color, “yo me empiezo a ver en mi pintura, es como si fuera un espejo”.

Vídeos

Vídeos