El abismo pictórico de Jorge Vicén

Sin ideas prefijadas, sin frenos, sin moldes y subconscientemente, el artista oscense espera sorprendenderse tanto con sus obras como el propio espectador

ARAGÓN CULTURA /

Los críticos etiquetan al oscense Jorge Vicén como un artista "visionario y chamánico". Él no sabe muy bien a qué atenerse, pero sí reconoce que su arte surge "de un proceso interior y de escuchar al subconsciente".

Vicén comenzó haciendo relatos de ficción con la fotografía y se pasó a la pintura, creando su propio abismpo. Creaciones autómatas que llegan desde lo más profundo de su mente para plasmarse en el papel. Sin ideas prefjiadas, sin moldes y sin frenos, espera quedar tan sorprendido con sus obras como el propio espectador.

Paul Klee, Unica Zürn o Philip Guston son algunas de las influencias del surrealismo y el arte primitivo que asoman por los cuadernos de Vicén. Tanto, que su obra es objeto de estudio en el Máster en Psicoanálisis y Filosofía Cultural de la Universidad Complutense.

Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información en nuestra política de cookies.
ACEPTAR