'De reyes y dentistas', los secretos de las bocas reales

El historiador secontino Javier Sanz nos propone en su nuevo libro un recorrido por las bocas de los monarcas españoles, de Carlos V a Felipe VI

ARAGÓN CULTURA /
El prognatismo afectó a todos los Austrias, el caso de Carlos V es el más flagrante
icono foto El prognatismo afectó a todos los Austrias, el caso de Carlos V es el más flagrante

Ejercer de dentista en el Renacimiento español es toda una aventura, no hay maestro ni lugar donde aprender este arte tan ingrato y cualquier oficio realizado con las manos es menospreciado. Pero, precisamente en esta época, se gesta el primer tratado de odontología del mundo, escrito por un clérigo de Valladolid que acompañó a Felipe II en sus viajes por Europa: Francisco Martínez de Castrillo

En el libro ‘De reyes y dentistas’ que edita Renacimiento, el historiador secontino Javier Sanz propone hurgar en bocas ajenas, pero bocas regias, en cualquier caso. De este modo, descubrimos que existe una condición que afectó a todos los Austrias y es común entre los Borbones. Se trata del prognatismo mandibular, una barbilla muy exagerada y alargada, como la que contemplamos en muchos de los cuadros que custodian los museos. El caso de Carlos V fue uno de los más flagrantes. No pasaba desapercibido ni para sus siervos.

La esposa de Carlos V, Isabel de Portugal, tampoco se libró de los males dentales. Precisamente su desesperación originó la tradición de la Santa Apolonia como patrona de dentistas y abogada contra el dolor de dientes y las enfermedades de la boca.

A través de las páginas que escribe Javier Sanz, sabemos que, el cautiverio en Tordesillas de Juana la Loca no impidió la visita del sacamuelas, que Fernando VII hurgaba entre sus dientes con instrumental de oro o que tres operarios se encargaban a diario de la dentadura postiza de la reina María Luisa de Parma. Hechos históricos que demuestran que el desconcierto que vivió la odontología a lo largo de la historia fue asombroso.

Pero la enfermedad más común que ha asolado al hombre en todos los tiempos es el temido neguijón, la caries. Desde la cultura mesopotámica hasta prácticamente el siglo XVIII de nuestra era, existía la creencia de que estaban provocadas por un gusano que se colaba en los dientes y, cuando llegaba al centro donde está el nervio, producía un dolor insoportable.

Hasta la aparición de los dentífricos tal y como los conocemos, estos se confeccionaban por los boticarios de palacio. Muchas de sus fórmulas aparecen en recetarios de la Real Oficina.  A lo largo de los siglos, las fórmulas han sido de lo más variopintas.

La capacitación profesional del dentista a lo largo de la historia ha sido, en numerosas ocasiones, una quimera. Dentistas que en realidad eran pajareros, guardajoyas, callistas o barberos y que tuvieron que esperar hasta el siglo XIX para dignificar su profesión, con la instauración del Colegio Español de Dentistas que abrió Cayetano Triviño en la madrileña calle de Capellanes.

Por supuesto, las mujeres tuvieron que esperar un poco más. Algunas de ellas, realizaban intervenciones menores en la boca que habían aprendido de sus maridos dentistas, e incluso continuaron con la actividad al quedarse viudas. Javier Sanz ha descubierto que la primera mujer que obtuvo un título de dentista, era zaragozana. Se llamaba Polonia Sanz y fue habilitada el 10 de abril de 1859 por el Ministerio de Comercio, Instrucción y Obras Públicas para “limpiar la dentadura, extraer dientes y muelas y practicar las demás operaciones que corresponden al dentista”.

Hoy, el número de colegiadas y estudiantes de odontología, supera ampliamente al número de varones, desde los años 80-90 del pasado siglo.  Quevedo consideró el de “sacamuelas” como el “oficio más maldito del mundo”. Pero el Quijote, a través de la pluma de Cervantes, decía que “más valioso es un diente que un diamante”. Y es que, a la vista está, que ni siquiera los de sangre azul, se libran de ir al dentista.

Audios

Entrevista a Javier Sanz en 'La Cadiera'
Descargar

Fotografías

Audios

Entrevista a Javier Sanz en 'La Cadiera'
Descargar

Fotografías

Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información en nuestra política de cookies.
ACEPTAR