De Almodóvar a Berlanga, el retrato social que dibujaba el cine de los 80

ARAGÓN CULTURA /
Fotograma de 'La vaquilla' (1985, Luis García Berlanga)
icono foto Fotograma de 'La vaquilla' (1985, Luis García Berlanga)

En 1982 Felipe González nombró a Pilar Miró directora General de Cinematografía, quien intentó rescatar al cine español de la crisis de los años setenta con la llamada “Ley Miró” (diciembre de 1983). Con esta legislación se buscaba recuperar la calidad frente a la cantidad y superar el fenómeno que se había dado en los años previos en los que habían predominado productos tan demandados como las películas del “destape” o el “landismo”.

Las consecuencias fueron una reducción de las producciones, el derrumbe de la industria y un menor número de espectadores a las salas. Sin embargo, también tuvo sus frutos: en 1983 Volver a empezar ganó el Oscar a la mejor película extranjera.

La variedad cinematográfica como seña de identidad

Esta década fue un momento de apogeo de diversos géneros: adaptaciones literarias, terror, thriller, comedia, cine de autor,… En este último caso destacó la figura de Pedro Almodóvar.  Actual referente internacional del cine español, su cine ha evolucionado mucho, desde películas más ligadas a la Movida Madrileña -naturalismo costumbrista, realidades marginales; Pepi, Lucy, Bom y otras chicas del montón (1980), ¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984)- hasta un registro más melodramático - virtuosismo estético; Todo sobre mi madre (1999), Dolor y gloria (2019). El manchego tienen en su poder dos Oscar: Mejor película de habla no inglesa (Todo sobre mi madre, 1999) y Mejor guion original (Hable con ella, 2002).

Un pedacito del universo Berlanga: La vaquilla (1985) 

Luis García Berlanga, director de La vaquilla, ha sido uno de los directores más reputados de la escena cinematográfica española. Desde su primera película, Esa pareja feliz -codirigida junto a José Antonio Bardem-, se especializó en el campo de la comedia. A él se deben éxitos como Bienvenido Mr. Marshall (1952) hasta otros más ácidos, críticos, como Los jueves milagro (1957) y sobre todo las películas con guiones de Rafael Azcona (Plácido, 1961 y El verdugo, 1963).

En los años sesenta no trabajó mucho, retomando su carrera en los setenta (Trilogía nacional: La escopeta nacional, 1978; Patrimonio nacional, 1981 y Nacional III, 1982). En 1985 con La vaquilla el director valenciano -de madre aragonesa, concretamente de Teruel- realizó una comedia ambientada en la Guerra Civil española protagonizada por un grupo de soldados republicanos infiltrados en zona sublevada.

Rodada en su mayoría en Sos del Rey Católico (Zaragoza) durante tres meses, acompañando a algunos de los rostros más reconocidos del panorama fílmico español (Alfredo Landa, José Sacristán, Guillermo Montesinos) estuvo gran parte de la población -y de otras localidades cercanas- participando como extras.

Entre sus muchas curiosidades están los problemas que ocasionaron las vaquillas. Aunque al principio se pensó en que fueran bravas, al final la protagonista era tan mansa que tuvieron que colocarle unos cuernos postizos. Convirtiéndose en una de las películas más caras de la historia del cine español, en 2010 con motivo del 25º aniversario del rodaje de la película, se realizó en Sos un homenaje, inaugurándose un monumento en su honor.

Audios

La Moviola: el retrato social que dibujaba el cine de los 80
Descargar

Guardado en...

Audios

La Moviola: el retrato social que dibujaba el cine de los 80
Descargar
Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información en nuestra política de cookies.
ACEPTAR