Cuando los tambores de Calanda redoblaron por Buñuel en Venecia

Una expedición de 40 personas actuó en 1984 en el Festival Internacional de Cine de Venecia para rendir homenaje al cineasta bajoaragonés

ARAGÓN CULTURA /
icono foto Un total de 40 personas viajaron a Venecia para recordar con sus marchas a Luis Buñuel

'La Palillera', marcha tradicional de la Semana Santa del Bajo Aragón, sonó con fuerza en 1984 en Venecia. El Festival Internacional de Cine de la ciudad italiana homenajeaba en aquella edición al cineasta calandino Luis Buñuel, galardonado en la década de los 60 con un León de Oro y que acaba de fallecer. Los tambores de Calanda no quisieron perderse la ocasión y desfilaron por lugares emblemáticos de la capital del Véneto haciendo gala de sus redobles y repiqueteos, y acompasados por el ritmo de los bombos. 

La presencia del toque del tambor y del bombo fue un sello de la obra de Buñuel. Llegó a películas como 'L'Age d'Or' y 'Simón del desierto'. "Para Buñuel los tambores tenían una propiedad catártica, una potencia que iba más allá del hecho religioso. Una de las cosas que más les gustaba era poner la mano en las paredes, cuando en Calanda tenía lugar el actor de 'Romper la hora', y sentir cómo temblaban solo con el repiqueteo de los tambores", explica Amparo Martínez, profesora e investigadora, en el programa 'Vuelta Atrás', de Aragón TV.   

Un total de 40 personas viajaron a Venecia para recordar con sus marchas a Luis Buñuel, ya fallecido. La colaboración entre las instituciones aragonesas permitió hacerlo realidad, cuenta el periodista Alfonso Zapater. "En un principio no estaba nada pensado. La organización no había puesto ni un céntimo para que viajara la gente de Aragón", detalla el profesor Jesús Crusellas

La Ruta del Tambor y del Bombo, que recorre Calanda y otros ocho pueblos del Bajo Aragón, es Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 2018. La tradición comenzó en el siglo XVII y se recuperó en el XIX.