Ascaso completa el aforo en la primera noche de cine

Las abejas, las estrellas y una pista asfaltada han sido las grandes protagonistas de la IX edición de la “muestra de cine más pequeña del mundo”

ARAGÓN CULTURA /
Pulsa para ampliar

“Ya se ha puesto el sol tras Nabaín. La luna crece sobre Ascaso. Hace una noche ideal para el amor. Hace una noche ideal para decir que os queremos. Que estamos aquí, un año más, para demostraros nuestro afecto. Y un año especial, en que queremos que el cine se convierta en el abrazo, en el beso que no nos podemos dar”, así ha comenzado el discurso inaugural de esta IX edición de la “muestra de cine más pequeña del mundo”, y lo han hecho los miembros del grupo valenciano “Cançons de Artiga" y voluntarios de la muestra de cine de Ascaso desde hace años, Zahira Fabregat y Sergio Altaba.

Como cada año las estrellas iluminan la era del cine de Ascaso, en dónde se puede disfrutar del cine de autor e independiente y sin apenas circuito comercial, el objetivo de la muestra es acercar el cine a las gentes del Sobrarbe y a todo aquel que quiera venir a ver películas inéditas en un lugar privilegiado. El otro objetivo de la muestra es recuperar la aldea de Ascaso y rescatarlo del abandono institucional que ha estado sufriendo durante años.

La IX edición de la “Muestra de cine más pequeña del mundo” ha comenzado con la inauguración de la exposición “amnios”, del fotógrafo Juan Zamora Lamas. Se trata de una serie de fotografías que el artista realizó durante el confinamiento que hemos vivido y que ha alterado nuestra cotidianeidad. “La idea de esta exposición surgió al principio como un juego en el que iba tomando una fotografía cada día, construyendo finalmente una crónica personal” ha declarado Juan Zamora. La exposición se ha estrenado hoy en Ascaso y cuenta con un total de 99 fotografías, 31 de las cuales se pueden visitar en la calle Única de Ascaso. “Resulta paradójico ver una exposición como esta en un lugar como Ascaso” ha señalado el fotógrafo.

Miguel Cordero, el codirector de la muestra, ha asegurado que este año la asociación de vecinos y vecinas de Ascaso “Los relojes” ha tenido que hacer un gran esfuerzo para llevar a cabo el festival, pero lo han hecho por la gente del Sobrarbe y por el amor al cine, ya que este año se han suspendido todas las actividades culturales en la zona. La muestra es también una manera de festejar que Ascaso por fin tiene una pista en condiciones, gracias a la DPH.

En esta primera noche de cine se ha proyectado el cortometraje Arenal, de Rafael Alberola y el documental Honeyland, de los directores Tamara Kotevska y Ljubomir Stefanov, que narra la historia de la última mujer recolectora de abejas de un pueblo remoto de Macedonia. Honeyland ha sido nominado a mejor película extranjera en los Óscars, con un reconocimiento unánime en Sundance el año pasado, y se ha podido ver en la era del cine de Ascaso de manera inédita. Después ha habido coloquio con Aspe, una “mielera” o recolectora de abejas como la protagonista de la película.

Después de meses de trabajo la “muestra de cine más pequeña del mundo” ha tenido un gran éxito en su primer día y todo ha ido sobre ruedas, un pequeño festival que cada año atrae a la aldea de Ascaso a cientos de personas y que, aunque este año el aforo sea limitado, se espera llenar la era del cine cada noche estrellada.

Guardado en...

Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información en nuestra política de cookies.
ACEPTAR