Animales en el cine: Beethoven, Babe o Ratatouille

Aunque no tienen diálogos, son capaces de transmitir emociones al espectador. Hoy repasamos algunos de los animales actores que mejores papeles nos han dejado

ARAGÓN CULTURA /
Pulsa para ampliar

Si la interpretación para los seres humanos es complicada y solo unos privilegiados pueden triunfar dentro del mundo del espectáculo, imagina si eres un animal...

Beethoven uno más de la familia

No sé por qué, tenemos muchas más películas de perros que de gatos, parece ser que los felinos tienden a hacer lo que les dé la gana y son un poco divos. En cambio, sobre perrillos tenemos muchas películas, La llamada de lo salvaje, Benji, Colmillo blanco, Superagente K9, Air bud, Fiel amigo o las versiones en “carne y hueso” de La dama y el vagabundo y 101 dálmatas

Sin embargo, mi elección para hablar de perros viene a lo grande, con una película que, a pesar de no tener nada especial respecto a otras comedias tontorronas, marcó al cine familiar de los 90: 'Beethoven, uno más de la familia'. El pobre Beethoven, un perro San Bernardo, escapa milagrosamente de las garras de una banda de ladrones que ha robado la tienda de animales donde estaba. Después de pasar la noche oculto en un frío y húmedo cubo de basura despierta en el hogar de sus sueños: una casa maravillosa con un enorme jardín y niños.

Seabiscuit

Independientemente de todas las películas del oeste donde tuvieron un papel predominante, los caballos, quizá por su belleza natural, han protagonizado historias que, algunas de ellas, son incluso epopeyas. Así nos encontramos con El corcel negro, El hombre que susurraba a los caballos, War horse, Secretariat, Hidalgo y la que, para mí, es la más interesante, sobre todo porque está basado en una historia real y porque transmite la esperanza en tiempos de crisis. Siete nominaciones a los Oscar, eso sí no se llevó ninguno a casa… pero una buena historia, la de Seabiscuit.

El crack del 29 fue seguido de la Gran Depresión: millones de personas perdieron su trabajo, sus ahorros y su hogar. Una nación basada en un principio según el cual el éxito está al alcance de todo el que trabaje por obtenerlo, estaba hundida en una pobreza insuperable. El sentimiento dominante era el miedo, el fatalismo y la desesperación. Tanta desolación propició la eclosión de nuevas y poderosas fuerzas sociales que se pusieron de manifiesto en febrero de 1937. Nacía la era del estrellato. La maquinaria de la fama estaba a punto de ponerse en marcha. En ese momento surgió Seabiscuit, el caballo ceniciento que rompió records en el handicap de Santa Anita.

Ratatouille

 En la animación, desde Mickey, los ratones se han convertido, generalmente en personajes tierno, Los rescatadores, Stuart Little, Fievel o Basil el ratón superdetective, pero me quedo con Pixar… 

Remy es una simpática rata que sueña con convertirse en un gran chef francés a pesar de la oposición de su familia y del problema evidente que supone ser una rata en una profesión que detesta a los roedores. El destino lleva a Remy a las alcantarillas de París, donde su situación no puede ser mejor, ya que se encuentra justo debajo de un restaurante que se ha hecho famoso gracias a Auguste Gusteau, una estrella de la nouvelle cuisine. A pesar del peligro que representa ser un visitante poco común (y desde luego nada deseado) en los fogones de un exquisito restaurante francés, la pasión de Remy por la cocina pone patas arriba el mundo culinario parisino en una trepidante y emocionante aventura.

Babe

Para que una película protagonizada por un cerdo consiga una nominación a mejor película… muy bueno tiene que ser ese cerdo… La verdad es que es un pedazo de pan este Babe, el cerdito valiente. En la granja Hogget vive toda clase de animales. Cada uno se ocupa de un trabajo que trata de hacer lo mejor posible, porque sabe cuál es su sitio. A la granja llega Babe, un cerdito que el granjero ha ganado en un concurso y que intuye que es muy especial. Decide entonces enseñarle el oficio de perro pastor; así es cómo Babe evita ser destinado a la cena de Navidad.

Liberad a Willy

Willy es una impresionante orca confinada en un pequeño parque acuático en el Pacífico Norte, lejos de su hábitat natural y separada de toda su familia y hogar. Nadie en el parque entiende el comportamiento y los sentimientos de Willy, excepto un muchacho de 12 años, quien al igual que Willy sabe muy bien lo que significa estar lejos de su familia.

Hay que cuidar a nuestras mascotas y respetar a los animales, ellos también pueden brindarnos historias maravillosas.

Guardado en...

Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información en nuestra política de cookies.
ACEPTAR