Actores sin Oscar: Peter O’Toole, Harrison Ford o Brad Pitt

ARAGÓN CULTURA /
Peter O’Toole en 'Lawrence de Arabia'
icono foto Peter O’Toole en 'Lawrence de Arabia'

En ocasiones, a lo largo de la historia del séptimo arte, no se entiende que ciertos actores no hayan conseguido la estatuilla dorada en algún momento de su carrera. Son diversos los factores que pudieron influir en estas decisiones,  a veces inexplicables. Hoy repasamos algunos de los casos más flagrantes.

El primer motivo que encontraríamos se basa en el hecho de que la comedia nunca ha terminado de ser bien vista por los académicos. Pocos son los actores que han conseguido el premio destacando en este tipo de roles y es imperdonable que gente como Groucho Marx, un icono de la historia, no obtuviese ningún reconocimiento, aunque fuese al mejor guion.

Sopa de ganso

En Sopa de Ganso, la República Democrática de Freedonia, un pequeño país centroeuropeo, a cuyo frente se encuentra el muy liberal señor Rufus T. Firefly, se ve amenazada por la dictadura de Sylvania, país de vieja y reconocida solvencia como agresor. Dos espías de prestigio, Chicolini y Pinky, sirven a Sylvania, lo que no impide que acaben siendo ministros del ahora ya excelentísimo Firefly.

Candilejas

No existe un motivo por el que Charles Chaplin no obtuviera el Oscar, existen 3. El primero de ellos, ya mencionado, es el hecho de que dedicara su carrera en el cine al mundo de la comedia. El segundo, que no es cualquier cosa, es el hecho de que fue uno de los primeros en salirse del reinado de los grandes estudios, formando la United Artists con D.W. Griffith, Mary Pickford y su gran amigo Douglas Fairbanks. El tercero es que sus papeles con mayores posibilidades de reconocimiento de la academia llegaron tras la polémica surgida con El gran dictador, a pesar de ello le dieron 5 nominaciones, y su posterior destierro a tierras suizas.

El gran dictador

Un humilde barbero judío que combatió con el ejército de Tomania en la Primera Guerra Mundial vuelve a su casa años después del fin del conflicto. Amnésico a causa de un accidente de avión, no recuerda prácticamente nada de su vida pasada, y no conoce la situación política actual del país: Adenoid Hynkel, un dictador fascista y racista, ha llegado al poder y ha iniciado la persecución del pueblo judío, a quien considera responsable de la situación de crisis que vive el país. Paralelamente, Hynkel y sus colaboradores han empezado a preparar una ofensiva militar destinada a la conquista de todo el mundo.

Los problemas políticos han sido también un lastre dentro de la academia del cine de Hollywood. Ideas que, probablemente, influyeron en que Kirk Douglas no ganara el Oscar como actor.

Espartaco

En plena caza de brujas Douglas quiso que un escritor denostado por ser de izquierdas, Dalton Trumbo, firmara el guión basado en la novela de Howard Fast. Espartaco ganó cuatro premios, pero ni Douglas, ni Trumbo ni el joven director Stanley Kubrik se hicieron con el premio. El actor quedó, en parte, marcado por esto y no consiguio la estatuilla por otros grandes papeles como El loco del pelo rojo, Cautivos del mal y El idolo de barro, por los que sí llegó a estar nominado.

En Espartaco, Douglas interpreta a un esclavo tracio que fue vendido como gladiador a Léntulo Batiato. En Italia promovió y dirigió la rebelión de los esclavos contra la República romana. A medida que recorrían el país, innumerables esclavos se iban sumando a la rebelión. Espartaco intentará llegar con su ejército al sur de Italia para poner rumbo a sus hogares.

La fiera de mi niña, Historias de Filadelfia, Arsenico por compasion, Atrapa a un ladron, Tu y yo, Charada o Apartamento para tres son parte de la extensa filmografía de nuestro siguiente protagonista. De nuevo el hecho de estar identificado durante tanto tiempo con la comedia pasó factura a la carrera de don Archibald Alexander Leach, más conocido por su nombre artístico Cary Grant. Se dice que el rechazo de la academia se debía a la critica que hizo a los grandes estudios por sus prácticas abusivas y el apoyo a actores caídos en desgracia como Ingrid Bergman o el mencionado, Chaplin.

Historias de Filadelfia

La mansión de los Lord se prepara para celebrar la segunda boda de Tracy Lord con el rico George Kittredge. Para inmortalizar los festejos una pareja de periodistas, Macauley Connor y Elizabeth Imbrie, son invitados especialmente por C.K. Dexter Haven, el primer marido de Tracy.

No pensamos dejar de lado, y menos ahora, el tema racial. Si bien la academia ha avanzado mucho en los últimos años, queda camino por andar y se han dejado, por el momento, en el camino a artistas tan prolíficos como Samuel L. Jackson.

Pulp Fiction

La carrera de Jackson ha sido muy dispar a lo largo del tiempo porque básicamente ha aceptado todo papel que se le ha ofrecido, sea bueno o malo, sin embargo tampoco es para desdeñar algunos papeles destacados como el Jules de Pulp Fiction.

Jules y Vincent, dos asesinos a sueldo con no demasiadas luces, trabajan para el gángster Marsellus Wallace. Vincent le confiesa a Jules que Marsellus le ha pedido que cuide de Mia, su atractiva mujer. Jules le recomienda prudencia porque es muy peligroso sobrepasarse con la novia del jefe. Cuando llega la hora de trabajar, ambos deben ponerse "manos a la obra". Su misión: recuperar un misterioso maletín.

Respecto al ultimo actor que traemos a escena , lo cierto es que nadie sabe por qué le cogieron tanta manía en la academia. Tras ocho nominaciones sin premio, cuando le entregaron el honorífico por su carrera dejó la siguiente frase: “Siempre Dama de honor, nunca novia”. Genio y figura Peter O’Toole.

Lawrence de Arabia

En Lawrence de Arabia interpreta a un conflictivo y enigmático oficial británico, que es enviado al desierto para participar en una campaña de apoyo a los árabes contra Turquía. Él y su amigo Sherif Alí pondrán en esta misión toda su alma. Los nativos adoran a Lawrence porque ha demostrado sobradamente ser un amante del desierto y del pueblo árabe. En cambio, sus superiores británicos creen que se ha vuelto loco.

También hay muchos actores de esta generación, muy valorados, que no tienen la estatuilla dorada: Tom Cruise, Harrison Ford, Johnny Depp, Brad Pitt, pero así de caprichosa es la academia.

Guardado en...