Actores con Goya: Fernando Fernán Gómez, Alfredo Landa o Javier Bardem

Recordamos la labor de los actores que mayor número de estatuillas con la cabeza del ilustre aragonés se han llevado a casa desde 1987

ARAGÓN CULTURA /
Fernando Fernán Gómez en 'La lengua de las mariposas'
icono foto Fernando Fernán Gómez en 'La lengua de las mariposas'

Aunque encontraremos a nombres ilustres, nos daremos cuenta de que deberían tener muchos mas premios, pero es que los Goya se vienen entregando desde 1987. Aún así, el primero de nuestros protagonistas tiene siete.

La primera tiene truco. En realidad, tiene cuatro como mejor protagonista, uno como secundario y dos más como productor de documentales, faceta esta que quizá sea la más desconocida para el espectador. El primero que obtuvo como secundario fue por Dias contados; luego llegaron los de mejor principal por Boca a boca, Los lunes al sol, Biutiful y uno por Mar adentro. Hablamos de Javier Bardem

En esta película dirigida por Alejandro Amenabar y basada en hechos reales, Ramón lleva casi treinta años postrado en una cama al cuidado de su familia. Su única ventana al mundo es la de su habitación, que da al mar, donde sufrió el accidente que interrumpió su juventud. Desde entonces, su único deseo es morir dignamente. En su vida ejercen una gran influencia dos mujeres: Julia, una abogada que apoya su causa, y Rosa, una vecina que intenta convencerlo de que vivir merece la pena. Pero también ellas, cautivadas por la luminosa personalidad de Ramón, se replantearán los principios que rigen sus vidas. Él sabe que sólo quien de verdad le ame le ayudará a emprender el último viaje.

Nuestro siguiente protagonista tiene seis Goyas y, en este caso también hay que explicarlo; tiene dos premios como actor principal, los que obtuvo por Mambru se fue a la guerra, en la primera edición de los premios, y El abuelo, otro al mejor secundario por Belle epoque, otro al mejor guion adaptado por Lázaro de Tormes y otro al mejor guión original al que sumó el de mejor director por El viaje a ninguna parte. Estamos hablando del gran Fernando Fernán Gómez.

Franquismo, años cuarenta. En una compañía de cómicos de la legua medio emparentados entre sí, aunque no recuerdan con precisión cuál es su parentesco, surgen amores y desamores. Hay separaciones dolorosas y encuentros felices; el trabajo se entremezcla con el amor, los problemas económicos con los familiares, y el hambre con el sueño de alcanzar el triunfo.

La verdad es que pocos actores hay que le puedan hacer sombra en cuanto a personalidad al gran Fernando Fernan Gomez, si acaso, nuestro siguiente protagonista. Un actor que cuenta con tres premios Goya, y entramos de esta manera en una retahíla de actores que comparten el mismo número de cabezones. Del que hablamos ahora tiene dos a la mejor interpretación masculina y un Goya de honor; si bien es cierto que, probablemente, tendría que tener alguno más a lo largo de su carrera; al menos por Los santos inocentes, El crack o La vaquilla. Sus dos premios los obtuvo por El rey del río y por su bandido Fendetestas El bosque animado; estoy hablando, lógicamente del gran Alfredo Landa.

Un bandido, un pocero, una niña que trabaja, un chico que no quiere trabajar, una muchacha que emigra y un fantasma que busca compañía. Estos y otros personajes configuran el mundo fantástico que vamos descubriendo entre los árboles de un bosque. Frente al mundo de los pobres, el de los ricos: los señores del pazo, las veraneantes llegadas de Madrid y la patrona que explota a los niños porque su irremediable soltería ha exacerbado en ella el amor por el dinero. Entre todos, el tren que bordea los caminos del bosque, que trae y lleva pasajeros y es el único nexo que los une y los desune.

También tres tiene un hombre con fama de duro, Luis Tosar. Un premio al mejor secundario por Los lunes al sol y dos como mejor principal por Te doy mis ojos y por Celda 211 convierten al actor de Cospeito en uno de los grandes del cine español por méritos propios. A pesar de la fama de rudo, hay que decir que Tosar forma parte de un trío cómico "The Magical Brothers" junto a César Goldi y Piti Sanz.

El día en que Juan empieza a trabajar en su nuevo destino como funcionario de prisiones, se ve atrapado en un motín carcelario. Decide entonces hacerse pasar por un preso más para salvar su vida y para poner fin a la revuelta, encabezada por el temible Malamadre. Lo que ignora es que el destino le ha preparado una encerrona.

Vamos con otro de los grandes nombres del cine; Juan Diego. También tiene tres premios en su casa, uno como protagonista por Vete de mi y dos como secundario por Paris-Tombuctú y El rey pasmado. Cuenta con otras seis nominaciones y algún otro premio que, como a Alfredo Landa, le deberían haber caído por papeles anteriores.

En El rey pasmado estamos en el reinado de Felipe IV, en el siglo XVII. Se inspira en una novela del escritor Gonzalo Torrente Ballester. El Rey se queda estupefacto al contemplar el cuerpo desnudo de Marfisa, la prostituta más bella de la Villa y Corte. Después pretende ver también desnuda a la Reina. A pesar de la oposición y el escándalo de la Iglesia, el Rey no parará hasta ver cumplidos sus deseos.

Terminamos la selección de actores premiados con Eduard Fernandez. Premio al mejor protagonista por Fausto 5.0 junto a La fura dels Baus y dos premios al mejor actor de reparto por En la ciudad y Mientras dure la guerra, a lo que hay que sumar otras nueve nominaciones forman parte de la carrera de este actor barcelonés que triunfa en cine, televisión y teatro, sobre todo en compañía de sus queridos Els joglars.

En Mientras dure la guerra estamos en el verano de 1936. El célebre escritor Miguel de Unamuno decide apoyar públicamente la sublevación militar que promete traer orden a la convulsa situación del país. Inmediatamente es destituido por el gobierno republicano como rector de la Universidad de Salamanca. Mientras, el general Franco consigue sumar sus tropas al frente sublevado e inicia una exitosa campaña con la secreta esperanza de hacerse con el mando único de la guerra. La deriva sangrienta del conflicto y el encarcelamiento de algunos de sus compañeros provoca que Unamuno empiece a cuestionar su postura inicial y a sopesar sus principios. Cuando Franco traslada su cuartel a Salamanca y es nombrado Jefe del Estado en la zona nacional, Unamuno acude a su Palacio, decidido a hacerle una petición.

Guardado en...

Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información en nuestra política de cookies.
ACEPTAR